El amplificador virtual

“Si no estás en Internet, no eres nadie”.

Creo que en los últimos meses y años he escuchado esta frase tantas veces que se ha quedado registrada en mi cerebro en la sección “utilizar con moderación”.  Sin embargo, me temo que la voy a seguir escuchando durante bastante tiempo más, a falta de otra mejor que la sustituya. E incluso con más frecuencia de la que la escucho ahora. ¿Por qué? Porque cada vez es más verdad.

En este reportaje emitido en Informe Semanal el 12 de marzo de 2008, hace ya un año, tenemos la clave de un proceso que sigue de plena actualidad: la progresiva alza de internet como modo cada vez más indispensable para darse a conocer en distintos ámbitos profesionales.

De manera especial, en el mundo de las artes Internet ha supuesto un antes y un después.

Sin ninguna duda el bombazo llegó con MySpace. Nacida como una red social más, se volcó especialmente en la música con MySpace Music poco después de su creación en el año 2003, cuando descubrieron la gran cantidad de usuarios músicos o seguidores de esos músicos que la utilizaban. Gracias a MySpace miles de cantantes y grupos de todo el mundo han encontrado una forma efectiva y gratuita de promocionarse para todos los usuarios de la red, y especialmente para los demás usuarios de MySpace, (lo que no está nada mal, ya que suman unos 127 millones en todo el mundo).

Pero los músicos no son los únicos que han encontrado en la red una vía para darse a conocer al resto del mundo. Flickr, red para compartir sobre todo imágenes fotográficas, es utilizada no sólo para el intercambio de fotos personales o como depósito de fotos para los bloggeros, sino también como lugar donde fotógrafos principiantes o no tan principiantes pueden dar a conocer su trabajo y compartir impresiones con otros usuarios. DeviantART, por su parte, tiene un papel similar, pero enfocado a las artes plásticas y visuales en general, incluyendo el diseño gráfico y la pintura.

La red también ofrece oportunidades a quienes empiezan a hacer sus pinitos en el mundo del cine o quieren aumentar el conocimiento de su obra. La facilidad de colgar videos y difundirlos por internet ha abierto muchas puertas a jóvenes directores que antes tenían muchas más dificultades para conseguir mostrar sus obras. Los certámenes de cortometrajes online ofrecen también oportunidades para darse a conocer, como el Festival Internacional de Trailers Falsos, ahora en su fase final.

Más oportunidades, pero por ende, más competencia. Hay quienes aún quieren patalear, pero como anunciaba al principio de esta entrada, a estas alturas ya es difícil conseguir nada si no se está en internet. El amplificador virtual que supone la red tiene tal poder que se está escuchando por encima de los demás medios de difusión tradicionales. Así que tiraré de otra de las frases de mi sección “utilizar con moderación” para terminar esta entrada: adaptarse o morir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: